viernes, 20 de marzo de 2015

Ocurre que tú no

Ocurre que no te veo volver, 
que la fiesta sigue, 
y el verano regresa, 
y a veces llueve y tengo frío. 
Y ocurrió también 
que nada se detuvo cuando te fuiste como todos los días 
pero mirándome como por última vez, 
que se hizo de noche 
y el reloj no cesó en dar mil vueltas 
y el viento siguió conversando contra mi ventana 
y contra la tuya, 
ya lejos de mí.  
Y diría que a veces pareces cercano, 
como si lo único que ocurriera fueras tú. 
Tú, con tu efecto narcotizante. 
Y lo que viene después, 
recordar todo lo que guardábamos en las manos, 
un mundo a nuestra manera, 
un hogar, 
un amor eterno como el milagro ateo, 
susceptible siempre de que la eternidad 
durara sólo lo que algún beso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario