miércoles, 26 de abril de 2017

nos hemos encontrado en el medio, al final lograremos alcanzarnos


Todo lo que no pude responder,
el miedo a querer, a encontrar el remanso,
mi ciudad cuando es primavera y cae el sol,
las seis de la tarde en tus brazos, 
mirarte y no saber por dónde empezar
mirarte y saber que no quiero acabar.
Tu pelo brilla bajo el sol igual que la primera tarde que paseamos juntos, 
toda la poesía desechable que te escribo mientras hablas quiere ser escuchada, 
pero ahora hacemos silencio porque los dos nos estamos escondiendo de algo, 
pero tú te escondes en tu propia piel 
y yo quisiera envolverme en ella para saber qué piensas cuando crees que no te estoy escuchando. 
Tus infinitas pecas caen sobre mí como gotas de lluvia 
y en cinco segundos te estaré robando un beso, 
un día te vas a cansar de verme construir casas de naipes y castillos de arena,
porque no necesito tu paz capitalista, sino esa que me das cuando te vuelves a sentir animal a mi lado, 
cuando no tenemos futuro, ni pasado, ni patria.
Te observo fijamente antes de lanzarme a tu boca una vez más, 
quiero grabar en mi memoria este momento en el que piensas que no entiendo tu pensamiento,
tus ojos azules estarán mirando los míos para siempre.
Ahora me estás sonriendo y estoy convencida de que sabes que pienso "gracias por tanto amor a mitad de semana". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario